Situado en pleno corazón del nuevo distrito audiovisual de Barcelona nace un nuevo concepto de negocio basado en el talento, la flexibilidad y la sencillez: FigTree Studios SL.

La introducción de la nueva certificación Dolby Premier de salas de mezclas para cine ha elevado el listón para las empresas de postproducción en todo el mundo al crear un método fiable que identifica a los estudios con un equipamiento, acústica y recursos superiores. Los estudios que consiguen esta certificación inspiran una confianza adicional entre productores y directores, sabedores de los rigurosos criterios Dolby Premier que certifican la excelencia acústica de la sala, la calidad de su sistema de monitoraje, la selección e instalación de los equipos y la competencia técnica de su personal. Hasta la fecha, tan sólo dos estudios en España y una docena más en todo el mundo han conseguido la certificación Dolby Premier. Uno de ellos es Figtree Studios, ubicado en Barcelona, que ofrece un espacio confortable, el soporte técnico y la infraestructura necesaria para que el director pueda concentrarse en lo que mejor sabe hacer: crear.

Tras 20 años al frente de AUDIOPROJECTS, un estudio que ofrece doblaje multilingüe y servicios integrales de post-producción, Andrew Galletly decidió levantar un nuevo estudio dedicado por completo al cine de producción: Figtree Studios. “Decidimos crear el espacio ideal en el que culminar el proceso creativo de la producción cinematográfica equipándolo con la mejor tecnología y la infraestructura  necesaria. Antes de embarcarme en esta aventura hablé con productores y directores a quienes expuse la idea de crear un espacio confortable, el soporte técnico y la infraestructura al servicio del cineasta con un sólo objetivo, conseguir lo mejor a partir de la materia prima ayudando al director a poner el toque final en su obra utilizando técnicas de mezcla creativas que refuercen tanto la historia como la imagen y siempre dentro de un clima positivo y de colaboración”, explica Andrew Galletly, director de Audioprojects.

La idea entusiasmó a muchos profesionales del sector por lo que sólo quedaban por decidir tres cuestiones muy importantes: la ubicación del nuevo estudio, el diseño del mismo y la mesa de mezclas.

Para Andrew la ubicación estaba clara, debía estar en el nuevo distrito audiovisual de la ciudad condal, el 22@. Tras visitar varios locales, obtener el visto bueno del diseñador acústico Philip Newell, y confirmar con la oficina del distrito la actividad que se planeaba desarrollar  , se optó finalmente por un local situado en un antiguo edificio rehabilitado que forma parte del patrimonio arquitectónico industrial de Barcelona.

La segunda cuestión fue la más sencilla ya que aunque el equipo de prestigiosos ingenieros miembros del UK Institut of Acoustics (el mencionado Philip Newell y Eliana Valdigem) jamás habían diseñado una sala Dolby Premiere, Andrew Galletly estaba seguro de que conseguirían dicha certificación puesto que ya les avalaban las tres salas de mezclas 5.1 para televisión, el estudio para la grabación de efectos sala y la sala Dolby para publicidad y trailers de cine que habían diseñado anteriormente para él.

Por otro lado, la elección de una mesa de mezclas es siempre una cuestión complicada, más aún cuando con ella van a trabajar mezcladores free-lance. La elección obvia era la Icon de Digidesign por tratarse de un standard integrado en el sistema Protools que casi cualquier mezclador puede manejar. La alternativa, aunque más costosa, era la Euphonix Fusion S5 con DSP interna de 112 canales y control multiple de DAWs incluidos Protools, Nuendo y Logic. Las dudas pronto se disiparon cuando Andrew decidió invitar a Marc Orts y Jordi Monrós, dos técnicos de mezcla de sobrada experiencia, a visitar los estudios Pinewood en Inglaterra para probar la mesa.

Una parte importante de la filosofía de los diseñadores fue conseguir una resolución de sonido en la sala que estuviera unos pasos por delante de las salas comerciales y de ese modo poder detectar cualquier  problema que pudiera haber en la banda sonora con facilidad y solventarlo con rapidez aportando un alto grado de confianza durante la mezcla. No obstante, la teoría y las opiniones de muchos especialistas dicen que una ‘escucha clínica’ en los estudios podría provocar problemas en los cines ya que  las medidas necesarias para conseguir esa precisión en el estudio distaría de la acústica en  las salas comerciales. En palabras de Newell, “este problema me recuerda al ‘Efecto 2000’, mucha teoría y poco efecto. He estado diseñando este tipo de salas durante 15 años o más y todas siguen funcionando con muy buenas críticas. Si hubiera habido un problema, seguro que alguien me hubiera solicitado cambiar la acústica de al menos una de esas salas. Muy al contrario, mis clientes me piden salas parecidas y ahora tenemos la confirmación de que también son compatibles con las especificaciones de Dolby Premier”.

Newell y Valdigem asumieron incluso la instalación eléctrica, de aire acondicionado y de ventilación. “Es sorprendente lo poco que los instaladores saben sobre sistemas de ventilación silenciosos. Diseñan sistemas basados en instalaciones industriales y calculan especificaciones basadas en fórmulas que poco tienen que ver con salas acústicamente aisladas como esta. Es más sencillo y significativamente más económico diseñar sistemas especialmente para este tipo de salas aunque  es necesario saber un poco sobre aerodinámica”,  comentó Newell.

James Seddon, el auditor enviado por Dolby a Figtree Studios, se sorprendió al comprobar que su equipo de medición era más ruidoso que el ruido de fondo de la misma sala con el sistema de ventilación en marcha por lo que su medición tuvo que ser desestimada.

En toda sala de cine los altavoces deben instalarse justo detrás de la pantalla de proyección. En una sala de mezclas que pretende ir un paso por delante de las salas comerciales esto evidentemente puede ser un problema. La solución convencional son las pantallas micro-perforadas y la corrección de la señal audio. Además, con los proyectores digitales, la disposición de perforaciones en la pantalla puedo coincidir con el panel de la imagen, creando un efecto visual molesto con reflejos. Por ello se decidió instalar una pantalla de proyección ClearPix2 de Screen Research con certificación THX que gracias a su superficie tejida evita ambos problemas.

El sistema de monitores Reflexion-Arts tampoco estuvo exento de polémica al no tratarse de un sistema utilizado en cines. “Desde que instalamos el primero en 1997 este sistema de alta definición esta siendo utilizado en prestigiosos  estudios en cinco países. Ha sido la misma historia que con las salas de poca reverberación. Funcionan muy bien y los clientes trabajan con confianza y comodidad, a pesar de los que cuestionan su compatibilidad con las salas de cine. La ruta más fiable para garantizar compatibilidad de bandas sonoras entre los estudios y las salas comerciales es sin duda la de tener una escucha con la máxima precisión posible durante la mezcla. El tiempo ha demostrado este concepto, y ahora FigTree es una sala Dolby Premier”,  manifestó Newell.

Para Andrew Galletly, “la misma pasión que hemos dedicado a la construcción de una sala única, queremos dedicar a nuestros clientes con talento, flexibilidad y sencillez. Con talento porque queremos trabajar con los mejores profesionales del sector con los que a lo largo de los años hemos establecido un  estrecho vínculo de colaboración y a los que seleccionamos por su idoneidad dependiendo del proyecto. Con flexibilidad porque nos adaptamos al proyecto de nuestros clientes, no sólo integrando a su equipo con el nuestro para formar uno, o destinando el tiempo necesario para probar cosas trabajando incluso los fines de semana gracias a nuestra fórmula de alquiler  “llaves en mano”. Y con sencillez porque no queremos que el proceso de post-producción parezca algo complicado y para ello hemos cuidado hasta el más mínimo detalle, como crear un espacio confortable y discreto disponiendo de un pequeño apartamento-suite en nuestro edificio con todas las comodidades en un entorno único para el creador cinematográfico que busca calidad y atención”.

No hay duda que una sala de estas características y su inusual filosofía ha despertado el interés de la industria cinematográfica de nuestro país. Los primeros en trabajar en la nueva sala Dolby Premier han sido Filmax, Xavi Giménez y Marc Orts, productores, director y mezclador de “Cruzando el Límite”.

Revista Cineinforme Julio – Agosto 2010